Otro periodismo

Buscar

Nota de Tapa

Cuba en la mira

¿Cómo planifica el eje Miami-Madrid una campaña de propaganda colosal contra el pueblo cubano, a partir del protagónico papel de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías? ¿Qué intereses financieros se ocultan detrás de difundir en todo el mundo falsedades o de amplificar recortes de la realidad de la Isla? ¿Cuál es la estrategia del imperio después de medio siglo de fracasos contra una revolución que es una afrenta y un ejemplo? Un repaso por la guerra psicológica más burda de las últimas décadas, en la que la desinformación es un arma protagónica. Opinan desde Cuba Alberto Castellanos, Enrique Ubieta Gómez, Fe García Hernández, José Fabelo Corzo y Arístides Rondón Velásquez.

1. Han probado con todas las fórmulas imaginables. Una y otra vez, han agotado experimentos y utilizado todas las herramientas disponibles. Desde las más básicas y violentas, como una invasión de mercenarios entrenados por la CIA atracando su fracaso contra Bahía de Cochinos; pasando por las más sofisticadas, como los atentados urdidos durante años contra Fidel Castro y los hombres clave del gobierno, y llegando a extremos de una crueldad inconcebible, como la expansión por vía aérea del virus del dengue hemorrágico en zonas rurales. Medio siglo de sabotajes industriales, de magnicidios frustrados, de un bloqueo económico que no cesa, de extorsión diplomática en todos los foros internacionales, de financiar una oposición artificial, de volver una y otra vez con una guerra psicológica de propaganda sostenida por el poderío colosal del Imperio en el universo comunicacional. Y no han podido. Hasta la Historia parecía estar de su lado, cuando desde Europa del Este llegaban vientos de cambio, se derribaban muros de burocracia y caricaturas de socialismo y muchos proclamaban la victoria inexorable del capitalismo. Tampoco entonces, cuando los escribas del pensamiento único vislumbraban el epílogo de la aventura revolucionaria en aquella pequeña isla del Caribe, cuando el pueblo cubano quedaba inmerso en la soledad política más absoluta y su economía caminaba por el filo de la navaja de una crisis profunda, han visto confirmadas sus profecías agoreras.

Medio siglo de una afrenta imperdonable que se ha erigido como ejemplo para los pueblos del mundo que hoy luchan por su dignidad. Los ha derrotado una revolución a 90 millas de distancia, pero ellos no se han enterado. Por eso insisten, con la prepotencia de los poderosos, en modificar esquemas, actualizar mecanismos, profundizar recetas en busca de ese elemento que, por fin, les permita sembrar en Cuba la semilla de la venganza y preparar el terreno para el regreso de los mafiosos y los traidores que presionan desde Miami para ver cumplido su sueño infausto.

¿Tiene algo de novedosa la contraofensiva desatada desde Estados Unidos contra Cuba a principios de este año?...


(La nota completa en la edición gráfica de Sudestada Nº89 - Junio 2010)

Comentarios

Autor

Hugo Montero