Otro periodismo

Buscar

Nuestra historia

El Hyung de los hermanos Arce

Un vínculo invisible une la historia de los hermanos Tolo y Tata Arce, con la esencia de las artes marciales. Más allá de su final (los dos, desaparecidos durante la última dictadura militar), la vida de los hermanos está cruzada por la pasión: primero por el taekwondo, después por la militancia. Esta crónica recorre el lazo entre dos hermanos que aprendieron los códigos de nobleza de la lucha en Oriente, para intentar cambiar las cosas en estas tierras turbulentas.

1. Cuando, en 1954, Homero Roberto Arce, instalado en La Plata desde su Salta natal, junto a su mujer y su primogénito –también Homero Roberto–, bautizó a su segundo hijo Hernando Rodolfo, no sabía que esas dos letras –HR– serían los primeros movimientos del Hyung de los hermanos Arce.

Un Hyung es una Forma, el equivalente en el Tan Su Do y el Taekwon-Do primitivo de los Katas del Karate: una serie de movimientos de defensa y ataque que se practican una y otra vez hasta internalizar las técnicas y sus aplicaciones. En el Taekwondo C'hang Hon se llaman Tules; en el WTF, Pumses. Un Hyung es un combate hipotético contra rivales invisibles, la historia de una batalla, una serie de técnicas preestablecidas que se ejecutan contra oponentes imaginarios y son consideradas el alma de las artes marciales.

El creador del Taekwon-Do, el General Choi Hong Hi, decía que las 24 Formas de su arte representaban las 24 horas del día, que equivalían a una vida. Como las vidas de los hermanos Arce.

Todas las Formas básicas son simétricas: hacia un perfil y hacia el otro, de ida y de vuelta, equilibrando entre defensa y ataque, buscando la misma cantidad de movimientos y técnicas iguales o al menos muy parecidas. Parecidas. Como los hermanos Arce.

Y a medida que un artista marcial va subiendo de categoría, las Formas se van complejizando, perdiendo la simetría y la similitud entre las partes.

Como los hermanos Arce.

Con algunas modificaciones, todas estas Formas –Hyungs, Katas, Tules, Pumses– le dan a quien las practica los elementos básicos de su arte. Así Fukyu Kata Ichi, primero de los Katas del tradicional Karate okinawense, es, apenas simplificado, Tiekyoku Shodan del Karate Shotokan, y en Tang Su Do, Ki Cho Il Bu. Usando esa Forma de modelo, el Taekwon-Do tradicional (C'hang Hon o ITF) desarrolló Chon Ji y el Taekwondo olímpico (WTF), Taeguk Il Chan. La mayor diferencia, entonces, reside en los nombres. Y también la confusión.

Nombres y confusión. Como con los hermanos Arce.

Con apenas tres años de diferencia entre uno y otro, son parecidísimos, muy unidos y tienen hasta apodos similares: cuatro letras, vocal repetida, empezados con T. El mayor, Tolo –por Roberto–, y Tata el menor, por las primeras sílabas que balbuceó.

A medida que crezcan se irán acentuando las diferencias. Hasta que los iguale el final. Como un Hyung.


2. La primera noticia que tuve sobre ellos fue en el libro Historia del Taekwon-Do argentino de Manuel Adrogué: "Dos talentosos practicantes, los hermanos Rodolfo Tolo y Roberto Tata Arce –este el primer instructor de mi amigo Ricardo Longiotti– fueron desaparecidos en 1976, el primero activo militante de Montoneros, el segundo un pacifista totalmente apolítico".

La confusión de los nombres la trae Adrogué del mismo Longiotti: "Yo empecé a aprender Tang Su Do con un profesor excelente, Roberto Tata Arce, que desgraciadamente falleció luego de un año y medio".

No es el único.

"En aquella época, el ambiente era muy chico, así que la mayoría de los de mayor grado de todas las Artes Marciales nos conocíamos" –dice Andrés Lucas Vades, el pionero del Kung Fu en Latinoamérica–. Yo los conocía a los dos, pero no sé quién era Tata y quién Tolo. Con uno de los dos, que era militante como yo, solía conversar cuando lo encontraba en el gimnasio Delia Bronfman".

Roberto. Rodolfo. Homero. Hernando. Tata. Tolo. El mayor y el menor. Paz y revolución...


(La nota completa en la edición gráfica de Sudestada)

Comentarios

Autor

Kike Ferrari