Otro periodismo

Buscar

Sin fronteras

Islamofobia. Un virus que se expande

Más allá de las dudas y conjeturas que dejó la masacre cometida en la redacción de la revista francesa Charlie Hebdo, algunas certezas se imponen: detrás de la ofensiva para demonizar al Islam y desfigurarlo, se oculta una cuidadosa política que pretende justificar ante la opinión pública acciones bélicas. ¿Quién financia a Al Qaeda y al Estado Islámico? ¿Y funcionales a qué intereses terminan siendo estos agrupamientos?

La imagen de apenas unos minutos podría ser parte de una superpoducción de Hollywood. La calle Richard-Lenoir de París, desierta y tranquila, se conmocionó cuando dos personas vestidas de negro y con capuchas bajaron de un auto. Aferrados a sus manos, fusiles de guerra. Se mueven como profesionales. No corren, trotan, separados apenas por unos metros. Un guardia de seguridad que se encuentra tirado en la vereda es otra de las víctimas, aunque con el correr de los días se pondrá en duda si el disparo que lo remata realmente da en su cabeza. Esos dos hombres armados, identificados como los hermanos Chérif y Said Kouachi, de origen musulmán y miembros de grupos terroristas que operan en Siria, fueron los responsables de la masacre perpetrada el pasado 7 de enero contra la revista satírica Charlie Hebdo. Varias consecuencias se desprendieron del ataque al semanario:la muerte de 12 personas, entre las que se encontraban los caricaturistas Jean Cabu Cabut, Stephane Charb Charbonnier, Georges Wolinski y Bernard Tignous Verlhac, parte de la revista; el aumento estremecedor de uniformados en las calles de toda Francia; el crecimiento -como suele suceder- de los niveles de paranoia en una sociedad que comienza a ver "terroristas" en todos los rincones; el alineamiento automático de la Casa Blanca y sus socios en todo el mundo condenando la masacre, pero también dejando abierta la peligrosa puerta de una posible invasión sobre algún país miembro del "Eje del mal"; y una ola de islamofobia contra el pueblo musulmán que vive en Estados Unidos y Europa.

Las sospechas Otras voces también alertaron que el atentado al semanario francés, que saltó a la fama por sus caricaturas ofensivas sobre Mahoma, fue una operación de "bandera falsa", con el objetivo de blindar el poderío de Estados Unidos y justificar cualquiera de sus intervenciones armadas...

(La nota completa en la edición gráfica de Sudestada)

Comentarios

Autor

Leandro Albani