Otro periodismo

Buscar

Carlos Franzetti

"Luis nunca dejó de crecer musicalmente"

El pianista, compositor arreglador y orquestador Carlos Franzetti vive en Estados Unidos desde los años setenta. En agosto de 2014 regresó al país para presentar de nuevo su último disco In the Key of Tango en la Usina del Arte. Una ocasión ideal para recobrar, con él, sus caminos junto a Luis Alberto Spinetta: fue arreglador del disco doble La la la, de El Flaco y Fito Páez, y también tramó los conceptos de cuerdas de Estrelicia MTV Unplugged, de 1997. Describe Franzetti: "Luis tenía una nostalgia tanguera que paulatinamente se acrecentó en los últimos tiempos".

No hay lejanía para las memorias con los demás. Radicado en Estados Unidos desde los años setenta, el famoso pianista, compositor, orquestador y arreglador Carlos Franzetti, nacido en 1948, atesora vastos proyectos desde hace décadas en los brazos del jazz, el tango, la ópera, las sinfonías y la música de cámara. Además de sus propios trabajos, en una extensa nómina que una enumeración volvería banal aquí, produjo discos de Paquito D'Rivera; el disco de tango de Rubén Blades; llevó la Divina Comedia al submundo porteño en Poeta de arrabal, y antes, en 1985, produjo y arregló en Estados Unidos, para orquesta, un disco ineludible: El Polaco por dentro, de Goyeneche. También realizó música de películas, ganó dos Grammy Latinos y obtuvo otras diversas nominaciones, dialogando siempre alrededor de la música orquestal, la ópera, el tango, el jazz. Como dice su biografía: "De las sinfonías a las big bands de jazz, de los trabajos de cámara a la música latinoamericana y a las bandas de sonido, Carlos Franzetti no tiene límites".

Pero la distancia no fue un freno para mantenerse musicalmente aquí: Franzetti siempre siguió conectado con Buenos Aires y compartió búsquedas muy específicas y sentidas con Luis Alberto Spinetta. Primero, se hizo cargo de los arreglos orquestales y del concepto de cuerdas en La la la, aquel innovador disco que El Flaco grabó con Fito Páez y que editaron en 1986. Allí está, como cierre, el tema "Hay otra canción", del que los cantautores indie de estos tiempos se apropiaron como puntapié y formulación ética tras la mercantilización del rock.

Carlos Franzetti tuvo que ver también con otro momento nodal de Spinetta: años después de aquel proyecto Spinetta-Páez, en 1997 intervino con arreglos de cuerdas en dos temas del disco Estrelicia MTV Unplugged, grabado en Miami. Un pedido exacto de Spinetta; un intercambio de sentires sobre la música, la palabra, y el vuelo de las cuerdas alrededor de esas melodías imbatibles (entre clásicas y nuevas). Ahora, en que Carlos Franzetti regresó al país por varios días y volvió a presentar, el 22 de agosto en la Usina del Arte, su último disco de piano solo In the Key of Tango, recuerda una vez más a Spinetta y devela, con afecto, varias de las claves sonoras que definen su originalidad estética, a la vez que plenamente tanguera y argentina.

- A tan poco tiempo del fallecimiento de Spinetta, ¿cuál siente que es hoy la imagen más viva que despierta él en los músicos que lo conocieron?

-Como usted dice, ha pasado poco tiempo del fallecimiento de Luis. Sin embargo, ya se habla y aprecia la música de Spinetta como a un hecho histórico, lejano, del pasado. Considero que la música de Luis está hoy más vigente y vital que cuando compuso temas como "Laura va" o "Muchacha...".

-¿Qué aspectos de su obra, de su concepción melódica, permanecen menos explorados o analizados para usted?

-Quizás en algún momento será meritorio hacer un análisis formal, armónico, melódico, de las composiciones de Spinetta. Creo que los hallazgos armónicos de Luis representan uno de sus mayores logros. Un tema como "Jazmín", por ejemplo, tiene una riqueza de acordes envidiable, por su disposición y el arreglo interválico de las voces.

- En La la la, Luis Alberto Spinetta trabajaba un concepto de la canción muy distinto al de Estrelicia MTV Unplugged. ¿Qué impresiones le causó conocer ese corpus de obras de Spinetta, en el contexto de los años ochenta? ¿Cuál notó que debía ser específicamente su intervención en aquel proceso, como arreglador?

-Bueno, en La la la me tocó hacer arreglos de la música de Spinetta y también de Fito Páez. Uno de los temas de Luis que recuerdo con mayor precisión es "Pequeño Ángel". Un tema muy bello que contiene hasta un minihomenaje al tango "Garúa". Mi trabajo como arreglador fue, primero, el de comprender la música en la que estaba trabajando y, en vez de reforzar con duplicaciones cordales lo que ya estaba en las pistas, crear contrapuntos y escribir la cuerda en registros que no conflictuaran con lo que ya estaba grabado con los teclados.

(La nota completa en Sudestada de Colección N° 11)

Comentarios

Autor

Patricio Féminis