Otro periodismo

Buscar

Caso Satanowsky

Los servicios del Estado y el periodismo vendido

Un asesinato en pleno microcentro porteño y el develamiento del entramado entre periodismo, servicios de inteligencia y dominación política. Caso Satanowsky, una investigación contra el poder.

"Jamás palabras por un lado, actos por el otro,
sino palabras-acto y actos cargados de sintaxis".

David Viñas, "Déjenme hablar de Rodolfo Walsh"

Caso Satanowsky (1973) forma parte -junto con Operación Masacre y ¿Quién mató a Rosendo?- de la célebre tríada testimonial de Rodolfo Walsh. Investigación sobre el asesinato del abogado Marcos Satanowsky que realiza el autor en 1958 y publica en la revista Mayoría -la misma en la que había aparecido Operación Masacre- mediante dos series de dieciséis y doce notas periodísticas respectivamente, que salen entre el 2 de junio y el 25 de diciembre de aquel año. Década y media después, durante la primavera camporista, decide actualizar esos artículos, narrativizarlos y editarlos en forma de libro.

Los hechos

El 13 de junio de 1957 fue asesinado en su estudio del segundo piso de la calle San Martín 536 el doctor Marcos Satanowsky, abogado del principal accionista del diario La Razón, Ricardo Peralta Ramos, quien protagonizaba por entonces un litigio con el gobierno de la Revolución Libertadora por la propiedad del medio. La investigación llevada adelante por Walsh certificó que el crimen fue promovido por sectores jerárquicos de la Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), entre ellos por el propio director del organismo, Juan Constantino Cuaranta, y que además hubo encubrimiento judicial, policial y de las fuerzas armadas del Estado. Estableció así el carácter "oficial" del asesinato en el marco de las negociaciones por la adquisición de dicho diario.

El periodismo vendido

La Razón fue fundado en 1905 por José Cortejarena. Luego de su muerte, una de sus hijas se casó con Ricardo Peralta Ramos, quien en poco tiempo logró ocupar lugares centrales en el diario hasta llegar a dirigirlo y convertirse en su principal accionista.

A partir de 1946, el peronismo comenzó a forjar una red de medios afines para divulgar sus propuestas y hacer frente al poder hegemónico liberal y oligárquico que se establecía también en términos mediáticos. Entre los diarios peronistas estuvo La Razón, adquirido por sectores del gobierno gracias a una venta realizada por Peralta Ramos, quien sin embargo conservó su puesto y su sueldo. A la caída del peronismo, la Libertadora incautó todos los bienes de "la tiranía depuesta" y el ex accionista mayoritario aprovechó la ocasión para reclamar la restitución del periódico esgrimiendo que había sido "cedido" y no "vendido", y que las acciones aún estaban en su poder.

El negocio era redondo: a pocos años de recibir una cuantiosa suma de dinero por el diario, podía reclamarlo sin desembolsar un peso. Plata y medio quedaban del mismo lado del mostrador. Para llevar adelante la demanda, apeló al patrocinio de Satanowsky.

Pero Peralta Ramos no era el único que pretendía usufructuar el derrocamiento de Perón para hacerse de La Razón. Grupos ligados al gobierno de Aramburu también aspiraban a él y surgieron amenazas y extorsiones. Al momento de la muerte de Satanowsky, hacía más de un año que éstas habían comenzado contra Peralta Ramos.

(La nota completa en Sudestada de Colección N° 10 - El periodismo según Walsh)

Comentarios

Autor

Leonardo Candiano